Buceo y Submarinismo

¿Sabías que el buceo es uno de los deportes de más rápido crecimiento en el mundo hoy en día? Cada año, millones de personas practican el buceo en todo el mundo, ya sea para un bautizo de buceo o porque ya tienen su licencia y se van de inmersión. En buceator.com te llevamos a descubrir el fantástico mundo del buceo.

¿Necesitas equipo para bucear?

Qué es el buceo

¿Alguna vez te has preguntado “¿Qué es el buceo?”? Intentaremos responder a esta pregunta en este post para ti.

buceo

El buceo, también llamado submarinismo, se define como la acción de sumergirse en agua, ya sea agua dulce o salada, mar, lago o piscina. El objetivo del buceo es la exploración del entrono subacuático ya sea con finalidades recreativas, de investigación, profesionales o deportivas. El buceo se desarrolla de diferentes formas, con o sin ayuda de equipos especiales. Más abajo analizamos los diferentes tipos de buceo y la diferencia entre buceo y submarinismo.

El buceo es algo que ha atraído a la humanidad desde que descubrieron que había un mundo vivo bajo los mares.  SCUBA, el termino ingles con el cual se identifica el submarinismo, es una abreviatura de Self Contained Underwater Breathing Apparatus, en otras palabras, el equipo que nos permite respirar bajo el agua y que en castellano se ha traducido como escafandra autónoma.

El aire que hay en los tanques de buceo es aire comprimido tal como el que respiramos en el exterior, por lo que hay parte de nitrógeno, parte de oxígeno y algunos otros gases también.  Mucha gente cree erróneamente que este aire es oxígeno puro, pero eso en realidad envenenaría a los buzos.  Debido al nitrógeno del aire comprimido, los buceadores deben tener mucho cuidado al bucear a grandes profundidades, ya que puede producirse una narcosis de nitrógeno, que tiene el mismo efecto que el exceso de alcohol.  Esto se resuelve fácilmente volviendo a aguas menos profundas.

Un efecto más grave del nitrógeno se conoce como enfermedad de Caisson, también conocida como síndrome de descompresión, que es cuando el nitrógeno comienza a formar burbujas en la sangre y en los tejidos del buceador.  Esto se convierte en un problema cuando el buceador regresa a la superficie y a la presión normal del aire y puede llevarle a la muerte.  Por eso, una de las cosas más importantes que deben recordar los buceadores es no ir nunca demasiado en profundidad ni demasiado rápido y no volver nunca a la superficie de forma abrupta.

¿Sabías que el 95% de los mares y océanos aún queda inexplorado? Tan sólo el 5% de los mares de la tierra han podido ser mapeados.

El buceo se practica principalmente por la atracción del inalcanzable mundo submarino.  Esta es una parte de la naturaleza que la humanidad aún no ha sido capaz de explorar completamente. La razón de ello es que sencillamente no podemos respirar bajo el agua.  Por lo tanto, el buceo nos da la oportunidad de explorar ese mundo submarino, aunque sea por un tiempo limitado.

Diferencia entre buceo y submarinismo

buceo y submarinismo

El término buceo abarca todos los tipos de buceo: desde el buceo sin aparatos de respiración, conocido como apnea o buceo libre, hasta el buceo en el mar, conocido como submarinismo, hasta el buceo en cuevas, lagos o todo tipo de aguas.

La palabra submarinismo identifica concretamente la práctica del buceo en el mar, que es además el tipo de buceo más conocido y el más practicado.

Otro término utilizado para referirse al buceo o submarinismo es escafandrismo, ya que los equipos utilizados son escafandras, autónomas, las botellas, o no autónomas, que se suelen representar como un casco antiguo de bronce conectado con la superficie mediante un tubo de respiración.

Buceo seguro

buceador

Lo más importante que hay que recordar en cuanto a buceo seguro es que tienes que hacerlo todo cumpliendo al pie y la letra las normas de seguridad.  No vayas a bucear por tu cuenta y no te sientas tentado a comprar equipo de buceo y simplemente a intentarlo sin el entrenamiento adecuado.  Busca buenos cursos de buceo para aprender todo lo que necesitas saber antes de ir a bucear.

El submarinismo es increíblemente popular, así que, si quieres ir a bucear a Asia o a bucear al Mar Rojo o a cualquier otro lugar del mundo, podrás encontrar sin duda buenas escuelas de submarinismo en esas zonas. Y es además muy importante, además que obligatorio por ley, que antes de embarcarte en uno de esos bonitos viajes de buceo tengas contratado un buen seguro de buceo.

Los últimos artículos del blog de buceator.com
logbook buceo
El logbook de buceo es un registro de nuestras inmersiones que, a pesar de contar con las nuevas tecnologías de ...
Leer Más
Regalos relacionados con el buceo hay muchos, pero ¿Cuál es el mejor regalo para un buceador? A veces es difícil ...
Leer Más
El buceo bajo hielo es una actividad que no sólo implica un cambio de escenario, sino un cambio de mentalidad ...
Leer Más

Tipos de buceo

Coloquialmente, el vocablo buceo se usa para referirse a cualquier actividad que se desarrolle bajo el agua. Sin embargo, hay que diferenciar entre diversos tipos de buceo según el equipo (o no equipo) que se emplea y según la finalidad de este. Vamos a diferencia, a continuación, algunos de estos tipos de buceo.

Buceo libre: snorkeling y apnea deportiva

Buceo Libre:

El buceo libre o buceo a pulmón identifica la actividad de inmersión en agua con el auxilio de un equipo ligero durante el tiempo que aguante tu cuerpo sumergido tras una sola respiración.

El equipo empleado para buceo libre se compone de gafas, tubo, pesas, traje de neopreno, aletas de buceo o una combinación de estos.

Dentro del buceo libre existen varias modalidades, que básicamente se diferencian por la finalidad de este: recreativo o competitivo.

El buceo libre recreativo suele conocerse también como snorkeling y consiste en el típico explorador de los fondos submarinos equipado con gafas, tubo y aletas, que navega por la superficie del agua y alternativa y opcionalmente, se sumerge, lo cual tambien se conoce como apnea.

El buceo libre deportivo se denomina apnea deportiva y consiste en desafiar los limites humanos dentro del agua sin respirar. Se trata de un deporte extremo, un tipo de buceo a pulmón libre que se basa en la suspensión voluntaria de la respiración dentro del agua.

Hay varias modalidades de apnea deportiva, desde la apnea de profundidad con o sin aletas, con peso constante o libre.

Muy importante: nunca practicar buceo libre inmediatamente después de haber buceado con botellas, ya que estas dos modalidades son incompatibles y esto podría acarrear graves consecuencia.

Buceo deportivo o recreativo

Buceo Recreativo

El conocido como buceo deportivo o buceo recreativo es, con diferencia, el tipo de buceo más practicado a nivel mundial. Se identifica con este término la actividad de inmersión en aguas con el auxilio de equipo ligero añadiendo equipo pesado. El equipo pesado con el cual se practica buceo recreativo consta de: chaleco de flotabilidad o jacket de buceo, botellas de aire comprimido, reguladores para respirar y un sistema de información que ayuda a controlar la profundidad, la carga de aire y demás factores relevantes a la hora de bucear.

La profundidad máxima para buceo recreativo son 40 metros, aunque se recomienda no superar los 30 metros. Además, el tiempo de permanencia bajo la superficie, aunque, por supuesto, sea superior al de buceo libre, está limitado y nunca debería sobrepasar los minutos de buceo marcados en las tablas de buceo. Por último, es obligatorio realizar paradas de descompresión.

Dentro del buceo recreativo la penetración en cuevas o pecios está terminantemente prohibida.

Muy importante: nunca practicar buceo libre tras haber buceado con botellas. Tiene que haber transcurrido al menos 12 horas para poder bucear a pulmón si no queremos tener graves problemas.

Buceo técnico

Si eres un explorador innato y no te conformas con bajar 40 metros, tienes que optar por el buceo técnico. El buceo técnico emplea unos sistemas y equipos más complejos para poder alcanzar mayores profundidades y bucear durante más tiempo, así como soportar las temperaturas más bajas.

Algunos de estos equipos son trajes secos, recicladores del aire, botellas diferentes que permiten respirar gases añadidos al aire comprimido como helio o hidrógeno.

Con el título de buzo técnico podrás además explorar cuevas, barcos hundidos y lo más profundo de los océanos. Podemos alcanzar profundidades extraordinarias; de hecho, el récord del mundo de buceo profundo es de 332,35 mt, realizado por el buzo militar egipcio Ahmed Gabr en el Mar Rojo el 18 de septiembre de 2014. Quizás no te atrevas a bajar tanto 😉.

Buceo profesional

Buceo Profesional

Si quieres hacer del buceo tu profesión, entonces lo tuyo es el buceo profesional. Este tipo de buceo abarca todos los posibles trabajos que se desarrollan en el medio acuático.

Para ello es necesaria una amplia preparación tanto teórica como práctica, ya que es una actividad de alto riesgo. Los equipos utilizados en buceo profesional son mucho más complejos y además hay que manejar herramientas pesadas que requieren conocimientos avanzados del trabajo. El suministro de aire se realiza desde la superficie, con una conexión o desde botellas autónomas, o una combinación de ambas.

Es una especialidad del buceo muy especifica que necesita dedicación y tiempo y que representa una buena salida laboral.

Historia del buceo

casco antiguo de buceo

El buceo es un deporte que tuvo sus humildes comienzos en la antigüedad. En las épocas de la Antigua Grecia y Roma, la gente nadaba o buceaba conteniendo la respiración o utilizando aparatos de respiración improvisados, como tallos huecos de plantas. Esto se practicaba habitualmente durante los combates o mientras se recogían alimentos y materiales del mar.

Hemos avanzado mucho desde entonces. El buceo submarino evolucionó desde la simple apnea o buceo de superficie hasta la forma más sofisticada que conocemos hoy en día gracias a las contribuciones de muchas grandes mentes a lo largo de los siglos.

El buceo moderno se basa en miles de años de innovaciones en la tecnología subacuática, por no mencionar toda la investigación fisiológica sobre los efectos de la presión subacuática en el cuerpo humano y los esfuerzos por crear programas de formación estandarizados para los buceadores aficionados.

Primero fue el instinto humano

maqueta de traje de buceo basada en diseños de Leonardo de Vinci

El buceo libre es una actividad tan antigua como la propia humanidad. Más que cualquier otro deporte, la apnea se basa en antiguos reflejos subconscientes del ser humano. Desde la antigüedad el hombre ha intentado desafiar la naturaleza con su proprio cuerpo e incluso diseñando y realizando equipos para vencer su limites. Unos ejemplos con el traje de buceo (ver foto arriba) y una especie de palmas para los pies para nadar que diseño Leonardo Da Vinci.

Durante los primeros nueve meses de nuestra vida, los humanos existimos en un medio acuático muy similar al agua del mar. Si un bebé se sumerge bajo el agua, aguanta instintivamente la respiración hasta 40 segundos mientras hace movimientos de natación, aunque parece que perdemos esta capacidad cuando nos hacemos mayores y empezamos a caminar. Despertar estos reflejos es uno de los elementos más importantes de la apnea, lo que permite al ser humano mejorar sus capacidades para sobrevivir en las profundidades.

Apnea

La palabra Apnea deriva del griego “a-pnoia“, que significa literalmente “sin respiración“. El origen de esta palabra no tiene ninguna relación con el agua, pero en la terminología deportiva moderna, “apnea” se ha convertido en un sinónimo de buceo libre. Cuando se utiliza en el contexto de este deporte, “apnea” significa bucear con una sola bocanada de aire sin utilizar el equipo que permite respirar bajo el agua.

Los primeros equipos de buceo

Los primeros equipos de buceo utilizados por los nadadores de la antigüedad eran cañas huecas que les permitían respirar bajo el agua. Un ejemplo especialmente popular de su uso con éxito fue cuando un escultor griego llamado Scyllis fue capturado por los persas y hecho prisionero en uno de sus barcos, y escapó y nadó nueve millas para reunirse con sus compatriotas con la ayuda de una caña hueca como esnórquel improvisado.

El filósofo griego Aristóteles registró el primer uso de las “campanas de buceo” en el siglo IV a.C. Se supone que utilizaban calderos que se volcaban y se introducían en el agua para que ésta retuviera el aire útil para el buceador. Esta “tecnología” rudimentaria resurgió de nuevo en el siglo XVI, cuando se empezaron a utilizar primitivas campanas de buceo en forma de barril de madera. Se mantenían inmóviles a unos metros de la superficie, con el fondo abierto al agua y la parte superior llena de aire que era comprimido por la presión del agua. El buceador, de pie, introducía la cabeza en la campana. Podía dejarla durante uno o dos minutos para recoger esponjas o explorar el fondo, y luego volver durante un rato hasta que el aire de la campana dejara de ser respirable.

También cabe señalar que, en algún momento del siglo XIII, los buceadores persas empezaron a fabricar gafas cortando en rodajas finas y puliendo caparazones de tortuga.

En la Inglaterra y la Francia del siglo XVI, se utilizaban trajes de buceo completos hechos de cuero para sumergirse a profundidades de hasta 20 metros. El aire se bombeaba desde la superficie con la ayuda de bombas manuales. Pronto, los cascos se hicieron de metal para soportar una presión del agua aún mayor, lo que permitió a los buceadores llegar más lejos.

El primer casco antiguo de respiración

traje de buzo

El ingeniero británico John Smeaton desarrolló la bomba de aire en 1771. Permitía bombear aire al buceador conectándolo a una manguera, que a su vez estaba conectada a un barril de buceo. Al año siguiente, el francés Sieur Freminet creó un dispositivo de reinhalación que permitía al buceador reciclar el aire inhalado desde el interior del barril de buceo. Desgraciadamente, a pesar de ser el primer dispositivo de aire autónomo, su falta de investigación y desarrollo le llevó a la muerte por falta de oxígeno tras utilizar el dispositivo durante veinte minutos.

En 1825, el inventor inglés William James prosiguió las investigaciones de Smeaton diseñando otro respirador autónomo, que consistía en un “cinturón” cilíndrico de hierro que contenía el aire suficiente para una inmersión de siete minutos y que estaba unido a un casco de cobre. En la década de 1830, el casco de aire suministrado desde la superficie estaba lo suficientemente perfeccionado como para permitir un amplio trabajo.

Unas décadas más tarde, en 1876, el inglés Henry Fleuss inventó un rebreather de oxígeno de circuito cerrado.

Innovaciones en los trajes de buceo

Poco antes de que se inventara el rebreather de oxígeno de circuito cerrado, Benoît Rouquayrol y Auguste Denayrouze desarrollaron la escafandra rígida en 1873. El traje pesaba la friolera de 90 kilos y ofrecía un suministro de aire más seguro.

Muchos años después, en 1921, el famoso mago y escapista Harry Houdini inventó un traje de buzo. Llamado traje Houdini, se inspiró en las acrobacias de escapismo y permitía a los buceadores salir de él de forma rápida y segura mientras estaban bajo el agua.

Investigación y equipos modernos

A partir del siglo XIX, dos vías principales de investigación, una científica y otra tecnológica, aceleraron enormemente la exploración submarina. La investigación científica avanzó gracias a los trabajos de Paul Bert y John Scott Haldane, de Francia y Escocia respectivamente. Sus estudios ayudaron a explicar los efectos de la presión del agua sobre el cuerpo y a definir los límites de seguridad del buceo con aire comprimido. Al mismo tiempo, las mejoras en la tecnología, como las bombas de aire comprimido, los depuradores de dióxido de carbono y los reguladores, hicieron posible que las personas bucearan bajo el agua durante más tiempo.

En 1942, el ingeniero francés Emile Gagnan y el oficial de la marina francesa Jacques Cousteau co-inventaron una escafandra autónoma mejorada y un regulador de buceo moderno que liberaba aire fresco a demanda. Al año siguiente, empezaron a vender el famoso Aqua-Lung.

El buceo en la actualidad

agua

Hoy en día, más de un puñado de cosas conforman la lista esencial del equipo de buceo, cada una de ellas diseñada y mejorada una y otra vez para mantener la seguridad tanto de los buceadores recreativos como de los profesionales y para ayudar a garantizar la eficacia de las operaciones subacuáticas. Desde las clásicas aletas y mascara hasta los más evolucionados ordenadores de buceo.

El buceo con escafandra autónoma ha recorrido un largo camino desde que evolucionó a partir de la apnea hace siglos, pero sigue siendo una de las actividades recreativas más queridas y aventureras de todos los tiempos.

Comparte con tu gente

Deja un comentario